Como hacer mantequilla cannabica

En esta ocasión a pedido de un cliente cultiveta amigo explicaremos la elaboración de la mantequilla cannabica la cual es una de las mejores formas de administración de cannabis para los usuarios medicinales que no quieran entrar en contacto con el humo y todas sus consecuencias negativas. Aunque también es una alternativa válida para los usuarios recreativos que quieran ir más allá en sus viajes psiconáuticos.

De entrada hay que decir que la cannabis consumida de esta forma tiene un poder psicoactivo bastante mayor que al consumirla fumada o vaporizada, por dos razones:
Al fumarla aprovechamos sólo un 40 % de la materia verde, ya que el resto se convierte en humo y se volatiliza. Si nos la comemos aprovechamos el 100% de la cannabis.
Porque el THC a su paso por los riñones sufre una transformación que incrementa fuertemente su potencial psicodélico. Es por ello que tenemos que tener mucho cuidado con las dosis.
Debido a este incremento de la potencia elaboraremos la mantequilla con los restos de la cosecha de cannabis así como pequeñas hojas resinosas e incluso hojas grandes (menos recomendables).
La otra gran ventaja que ofrece este tipo de consumo del cannabis es su estabilidad, ya que de esta forma los usuarios una vez conocen su dosis ideal no tienen más que administrarse cada día su dosis, hasta que hagan más mantequilla, mientras que al fumarla o vaporizarla es más difícil conseguir esa estabilidad.

Efectos de la mantequilla de cannabis

Es muy importante saber que cuando acabamos de fabricar una mantequilla cannabica debemos probarla con mucha cautela, empezando con dosis muy pequeñas e ir aumentando la dosis un poco cada dia hasta que encontremos la dosis ideal para nuestras dolencias, las formas más comunes de utilizar la mantequilla es añadiendo una pequeña dosis a una infusión de hierbas manzanilla, menta, té elija según su preferencia también puede hacer queque, brownies etc.
Para los que la tomen por primera vez es muy importante recordar que la cannabis ingerida de esta forma tarda entre media hora y una hora en hacer efecto, por lo que se recomienda esperar como mínimo este tiempo antes de aumentar la dosis.

Receta de la mantequilla cannabica:

Para realizar mantequilla de cannabis necesitaremos los siguientes ingredientes:
-Medio litro de agua.
-250 gramos de mantequilla (entera, no diet ni baja en calorías, mientras más materia grasa contenga mejor).
-30/50 gramos de restos de hojas resinosas y algún pequeño cogollo (si utilizamos buenos cogollos debemos reducirlo a 1/4 parte).
-Primero debemos triturar los restos de cannabis para favorecer la disolución de la resina en la grasa de la mantequilla.
Se pone a hervir en una olla el agua con la cannabis. cuando esté hirviendo añadimos la mantequilla siempre a llama media alta. Durante este proceso el THC se mezclará con el agua hirviendo y con la mantequilla.
Durante más o menos media hora iremos removiendo la mezcla mientras mantenemos el fuego en marcha esperando que el agua se evapore y la mezcla se vea medio espesa. Pasado este tiempo procederemos a colar la mezcla en una tela, colador de te o café para separar los restos vegetales, mucho cuidado en este proceso ya que la mezcla estará hirviendo.
Una vez realizada esta operación guardaremos el líquido en la nevera durante unas horas (no menos de 6h) y pasado este tiempo lo sacaremos y procedemos a separar la mantequilla de cannabis del agua, la pondremos en un bote hermético que guardaremos de nuevo en la nevera. Ya está lista para su uso.